martes, octubre 21, 2008

¿Cuáles son las causas de los paros?

Por: Ismenia Ardila Díaz - 12:00 am
Editorial El Liberal

Acaba de terminar el paro de funcionarios Judiciales tras más de 40 días de traumática parálisis; el movimiento indígena lleva varias semanas y su crudeza toca las alarmas sociales; acaba de comenzar el paro de empleados de la Registraduría Nacional del Estado Civil; hay reclamos de funcionarios de la Dian y toma de instalaciones de dicha dependencia oficial en Bogotá. ¿Cuáles son las causas de tales movimientos? ¿Por qué se han levantado colombianos de tan disímiles condiciones y sectores?Si alguien indaga encuentra que el fondo de todos los problemas laborales mencionados y de otros que están enquistados en varios sectores laborales y sociales se centra en el incumplimiento del Estado a obligaciones dinerarias contraídas a través de diversas Leyes.¿Por qué? Porque los empleados Judiciales, los empleados de la Registraduría, los empleados de la Dian, los indígenas lo que están exigiendo es que les cumplan con nivelaciones salariales, con bonificaciones y con gabelas que la Ley y documentos de acuerdo contemplan a su favor, con las que este gobierno y algunos anteriores no han cancelado como lo exige la Legislación.


Lo anterior quiere decir que si el gobierno nacional hubiera cumplido oportunamente con las nivelaciones salariales a que estaba obligado, con el pago de las bonificaciones y primas ordenadas por la ley, con la entrega de recursos comprometidos a favor de los nativos, no habría habido ni paro judicial, ni paro en la Registraduría, ni movimiento en la Dian, ni levantamiento de la etnia indígena.Por eso ver al gobierno negociar y levantar la voz cuando lo que subyace es el no cumplimiento de leyes, por una u otra causa, preocupa.

Es prudente revisar qué otros compromisos ha contraído el Estado con sectores diversos para que se pueda buscar prevenir nuevos movimientos que causan gran traumatismo a la normal vida de los colombianos. Y ello debe confrontarse con el presupuesto para la vigencia de 2009 y precaverse fondos para años sucesivos pues el país no puede vivir de paro en paro.Por eso inquieta que las noticias respecto de dichos movimientos se centren fundamentalmente en el trauma que ellos causan en la comunidad –sin que desconozcamos y rechacemos las vías de hecho- y no se analice la responsabilidad del Estado al no cumplir con lo que él mismo ha comprometido, para buscar soluciones adecuadas y que esto no se vuelva un círculo vicioso.

opinionelliberal@elliberal.com.co
valenciacalle@yahoo.com