domingo, enero 14, 2007

ANALISIS CARNAVALES: EL AGUA Y LAS FIESTAS EN POPAYÁN


¿Qué es el agua?
RUTH CEPEDA VARGAS

“El agua será en el siglo 21 lo que fue el petróleo en el siglo 20: una valiosa mercancía que determinará la riqueza de las naciones.”

Lo primero que se busca para saber si hay o hubo vida en otros planetas es si en ellos existen rastros de agua y de oxígeno. El agua es la sustancia más asombrosa de la Tierra. Todos sabemos que ella aún ocupa, con dificultad, las tres cuartas partes de la superficie terrestre. Cerca de un quinto de la tierra firme está o estaba cubierta de agua sólida o sea de hielo y de nieve. Y más de la mitad de este universo lo cubren las nubes que están formadas de vapores y diminutas gotas de agua. Además el 71 por ciento de nuestro cuerpo está compuesto de agua. Y podemos gozarla en estado sólido, líquido y gaseoso. La naturaleza nos regaló con ella ese milagro que nadie cuida y que todos desperdiciamos, mientras hoy mil millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable. En marzo del año pasado la ONU contó en México la amenaza de la más cruel hambruna que los países del “Cuerno de Africa”: Kenia, Somalia y Etiopía deben sufrir por la total sequía de estos territorios. La ONU fustiga la indiferencia humana ante este horror. La falta de agua provoca más muertos que las guerras: cerca de 8 millones de seres perecen cada año. Todos los días 4.500 niños desaparecen por enfermedades derivadas por agua insalubre. Y 2.600 millones carecen de instalaciones básicas de saneamiento. Un tercio del globo se vuelve desierto. Nueve de cada diez catástrofes naturales surgen por problemas de agua. Desafortuna­damente la repartición de este líquido golpea a los más pobres del mundo. Mientras un europeo desperdicia cerca de cien litros diarios de agua, miles de familias africanas solo cuentan con 20 litros para sus necesidades primarias.

No hay, no existe en Colombia una educación para nuestros niños y nuestros mayores que los alerte y los haga reaccionar a fin de que sus descendientes logren tener agua en un futuro. Muchos dicen que todo esto es “puro cuento” y que podemos entonces darnos el lujo de desperdiciarla el 5 y 6 de enero en inútiles juegos y en borracheras que no tienen ningún sentido. ¿Por qué las personas que conforman la Junta de Fiestas de Pubenza no lideran estas “batallas” sin que la ciudad sufra estos criminales desperdicios? Estamos a tiempo. Se pueden realizar todos los jolgorios que la imaginación humana invente, pero sin que este líquido, precioso y único, se derroche en una forma tan torpe y tan sin sentido. Debían existir cátedras sobre el agua que toquen el corazón de todos y se aprenda con claridad que este juego está basado en la más completa ignorancia e indiferencia hacia un porvenir absolutamente oscuro y sediento. Faltan 300 y pico de días para que estos torneos se repitan. Es decir tienen tiempo de hacer un programa en que el agua no se desperdicie, si realmente desean que mañana sus familias puedan vivir dignamente sobre este planeta.

No hay comentarios.:

valenciacalle@yahoo.com