domingo, junio 17, 2007

Que no se mutile el Parque Caldas!



Les compartimos que la Tercera jornada realizada el martes 12 de junio,

para hacer una Ronda como homenaje al parque fue un éxito,

asistieron 300 niños de 6 colegios y 50 adultos de la tercera edad.

El parque se llenó de color y mensajes alegres de los niños

hacia su querido parque.

Así mismo nos permitimos adjuntar las cartas

enviadas al Ministerio de Cultura y al Alcalde

de Popayán, por si consideran importante difundirlas.

Popayán, 12 de junio de 2007

SEÑORA MINISTRA

PAULA MARCELA MORENO

MINISTERIO DE CULTURA

Bogotá

Ref: Derecho de petición y copia de solicitud de Audiencia Pública

para el proyecto: “AMPLIACIÓN DEL AREA PEATONAL

DEL PARQUE CALDAS CENTRO HISTÓRICO

DEL MUNICIPIO DE POPAYÁN- DEPARTAMENTO DEL CAUCA”

Apreciada Señora Ministra,

Respetuosamente requerimos de su despacho, mediante el derecho constitucional
de petición conforme al artículo 23, se pronuncie frente al incumplimiento del POT de Popayán por parte de Fonade y de la Alcaldía de este municipio, en el proyecto denominado “AMPLIACIÓN DEL AREA PEATONAL DEL PARQUE CALDAS CENTRO HISTÓRICO DEL MUNICIPIO DE POPAYÁN”.
 Este proyecto contratado por Fonade en octubre de 2006,
sigue avanzando no obstante las múltiples observaciones realizadas sobre la inconveniencia de modificar el parque Caldas, que cuenta con la declaratoria de Bien de Interés Cultural de la Nación. El planteamiento considera eliminar las tres franjas exteriores del parque y los andenes de las construcciones perimetrales “para generar un carácter de plaza al
Parque” (pag. Web Fonade) que cambia la esencia del parque y del conjunto urbano
que lo rodea.
 Varias cartas se han enviado al respecto, como la del arquitecto Luís Eduardo Ayerbe,
radicada el 05 de octubre de 2006 en el Ministerio de Cultura, las del Presidente
de la junta Pro Semana Santa de Popayán, las del Grupo Amigos de Popayán y los
pronunciamientos en los medios de comunicación.
 Entre las falencias se señala que no existen los estudios estipulados en el POT
de Popayán, que son de carácter mandatorio en las intervenciones del espacio
público de esta ciudad,
como:

1. La elaboración del Plan Parcial del sector Histórico,

el Plan Especial de Protección del sector Histórico (solo existe el pre-diagnóstico)

y el Plan Parcial del Espacio Público.

2. Los estudios de impacto ambiental.

3. Los criterios de Movilidad para implementar las nuevas rutas del tráfico vehicular.

4. No se han convocado Audiencias Públicas para socializar el proyecto.

Hasta la fecha la alcaldía de Popayán y Fonade no cumplen con estos requisitos, habiéndose configurando un incumplimiento al marco normativo que protege este significativo centro histórico.

 
Nos permitimos adjuntar la carta dirigida al señor alcalde de Popayán,
el 08 de junio de 2007 presentada por el Movimiento Ambiental del Cauca
y otros sectores de la ciudadanía, con el apoyo de 1.980 firmas de ciudadanos,
en solicitud de una Audiencia Pública para que se socialice libremente y
se argumente dicho proyecto.

Se aclara que la ciudadanía apoya la peatonalización

del centro de Popayán, pero no comparte la reforma del Parque Caldas

y su entorno urbano patrimonial.

 Agradecemos dirigir su respuesta a: Avenida 6ªA 5N 17 of.123, Centro Comercial La Casona,
Popayán.
 Atentamente, 
 
 
 
LUCY AMPARO BASTIDAS PASSOS                         MARIA TERESA AMAYA VALDIVIESO

cc 41.535.969 -Coordina Mov. Ambiental cc 41.538.766 – Grupo Amigos de Popayán

¡Que no se mutile el Parque Caldas!

El Movimiento Ambiental del Cauca ‘Los Guayacanes’ y un grupo de ciudadanos nos encontramos muy preocupados por un proyecto presentado en el Concejo Municipal de Popayán, por el arquitecto bogotano Lorenzo Castro para el Parque Caldas. Él propone despojar al parque de las tres franjas periféricas, es decir, el andén exterior, la cinta verde de setos, y la circulación interior donde se sientan los jubilados; quita las 24 bancas y las luminarias de esta zona y las bancas que están junto a la estatua de Caldas. Además quiere demoler los andenes de las calles donde están la Alcaldía y la Cámara de Comercio, e inventa un atrio a la Catedral y a la Gobernación, y llena las vías de bolardos.

Todo dizque para hacer una gran plaza en un solo nivel que rodee el menguado corazón verde que deja del histórico Parque Caldas. A simple vista queda un 35% de parque, frente al 65% de la nueva plaza dura. Su argumento es la ‘modernización’ que según ese proyecto es una gran plazoleta sin ningún significado pues carece de investigación, de parámetros, de participación de la gente; lo despoja de su historia y su cultura.

No presentó la problemática del parque y por tanto el planteamiento no da soluciones adecuadas; son propuestas traídas desde Bogotá sin ton ni son. Los payaneses sí queremos que se peatonalicen las vías del sector histórico, porque la congestión vehicular y la alta contaminación causada por los autos disminuye la calidad espacial, urbana, social, ambiental, y sensitiva de los peatones. Si se quiere plantear la peatonalización ¿por qué destruir el patrimonio? ¿por qué se mutila el parque? ¿qué mal nos ha hecho en sus 101 años de vida con sus jardines y árboles?

QUE LA HISTORIA NO SE REPITA

El arquitecto Castro en el Concejo también expuso con orgullo su proyecto para el parque histórico de Zipaquirá en 2004, que implicó demolerlo para hacer una plaza dura, sin ningún significado. Pero no dijo que para derruir ese parque y talar los grandes y sesentones árboles, el alcalde ordenó con el apoyo del presidente Uribe, acordonar el parque a las tres de la mañana ‘con ejército armado hasta los dientes’, para talar los árboles a escondidas de los pobladores, que se oponían a que les quiten su parque y sus árboles que durante 64 años los acompañaron. Los zipaquireños que empezaron a circular a las 5 de la mañana se dieron cuenta del atropello y les prohibieron acercarse, ‘o disparaban’, solo ‘se oían los angustiosos crujidos de las motosierras’ dijeron. ¡Es el Macondo perverso!

Para que en Popayán no suceda lo de Zipaquirá hay que estar alerta, pues según expuso el director de la Junta pro Semana Santa, ‘dos escritos se le ha enviado ya, y el Arq. Castro no hace caso’ así mismo quienes se han pronunciado no ven los cambios en el proyecto.

Como lo payaneses tenemos el derecho y el deber de defender el parque Caldas porque nos pertenece a todos, llamamos a pronunciarnos y que el Señor Alcalde sepa que apoyamos el progreso, es decir que se haga el estudio de movilidad para con esos parámetros se hagan los proyectos de peatonazación que incluyan la participación de un grupo multidisciplinario altamente calificado y que sea representativo de la comunidad.

Nuestra propuesta en una primera etapa es recuperar el paramento anterior del parque para los peatones, y cuando estén los estudios de la movilidad allí si, peatonalizar respetando el patrimonio histórico, cultural y ambiental del parque Caldas, todo reforzado con simulacros antes de ejecutar la obra y con campañas de cultura ciudadana.

MOVIMIENTO AMBIENTAL DEL CAUCA ‘LOS GUAYACANES’

Amigos del Parque Caldas

Ya en diciembre de 2005 la alcaldía de Popayán convocaba con el lema ‘Ideas al Parque’ a participar en el proyecto de semipeatonalización del sector histórico. Al llamado acudió el Movimiento Ambiental Los Guayacanes y con Planeación Municipal y un grupo multidisciplinario se hicieron reuniones en febrero de 2006 para fijar los criterios para peatonalizar; pero de repente la Secretaria de Planeación dijo que no haría más reuniones porque Fonade desde la capital pondría la plata y el diseñador.

Pacientemente esperamos el proyecto y solo hasta el 02 de mayo de 2007 y por petición de varios sectores ciudadanos se hace una primera socialización del diseño del arquitecto bogotano Lorenzo Castro. El Alcalde escuchó a la ciudadanía consternada e invitó al proyectista a tomar en cuenta los cambios solicitados; así mismo ofreció socializar ampliamente el proyecto en una Audiencia Pública.

Cerca de 2000 personas firmamos para que se fije la fecha de la audiencia, y si seguimos recogiendo firmas habrían tantas como habitantes tiene Popayán, pues todos se aterran que un arquitecto proponga semejante cambio del parque; más bien dicen que les gusta como es, suspiran con su frescura, les encantan sus bancas, los árboles y las flores, sus farolas, y los viejitos sentados conversando. Los columnistas de El Liberal y los medios de comunicación que se han pronunciado sobre el parque, proponen que se lo embellezca y ordene, y que con decretos, acuerdos y un bajo presupuesto, se semipeatonalice el centro como se hace en la Semana Santa, pero que se preserve el parque y su entorno.

Si la alcaldía comenzó bien el proceso de participación, ¿por qué desde Bogotá se impone un proyecto que no tiene el aval de la ciudadanía ni de Monumentos Históricos Nacionales, y se le asigna un presupuesto de 1.235 millones de pesos, en épocas de austeridad? ¿Hasta cuando el centralismo?

La alcaldía ya sentó precedentes en el parque del Barrio Bolívar con un trabajo de diseño participativo, en el que funcionarios del municipio de Popayán y el arquitecto paisajista contratado elaboraron con los vecinos, los criterios del proyecto y después de varias reuniones lograron resultados satisfactorios y hoy exhiben un bello y concertado diseño para ese sector. Este es el proceso que solicitamos los amigos del parque Caldas para la peatonalización, ¿Es mucho pedir señor Alcalde?

Semipeatonalización del Parque Caldas

El nuevo paramento que va a tener el parque Caldas de Popayán, gracias a la disminución del área de las vías para aumentar la del peatón, se lo imaginan algunos así: unos dicen que en ese espacio pondrían estatuas de héroes de la independencia, otros que harían unos kioscos para vender helados, otros que lo enmarcarían con palmas, otros le pondrían más bancas de madera, otros aumentarían las zonas verdes, otros le pondrían matas con flores, otros bajarían la estatua de Belalcázar del Morro de Tulcán y la instalarían allí, pero a nadie se le pasa por la mente pavimentarlo o cortar los árboles. Coinciden en que el parque necesita mayor orden, higiene y control de las ventas ambulantes.

El Parque durante sus 470 años ha tenido varias transformaciones, pero en el último siglo ha conservado su propia identidad. Por ello la intervención en este punto neurálgico de la movilidad, debe dejar constancia de que es una obra contemporánea, pero no con el simplismo de decir peatonalicemos y forremos las zonas duras de las vías como plazoletas, pues como afirmó el columnista Fernando Arboleda al conocer el proyecto: ‘parecería que la idea es hacer un par de plazoletas en el parque Caldas, para solucionar el tema de los vendedores informales’

En la propuesta se deberán estudiar las rutas vehiculares y respetar el espacio para las procesiones de la Semana Santa. Se debe aumentar el área de vegetación dada la alta contaminación en el centro histórico, (es más barata que la inversión en adoquines versus la ganancia ambiental). Y corresponde proponer un equipamiento urbano adecuado que no sea traído de discursos para otras órbitas. Preocupa que no se socialice con los dueños de la ciudad: todos los payaneses.

Se ha dicho que es útil hacer un simulacro antes de la nueva intervención para que las procesiones no se entorpezcan con los bolardos, ni colapse el tráfico por las carreras 6ª. y 7ª. Igual se pueden ubicar temporalmente una buena cantidad de materas con flores como lo hacen en las plazas en Quito, o en España en diferentes épocas del año. Todo reforzado con campañas de cultura ciudadana, y ‘educando con felicidad’ como dijera el médico Héctor Abad Gómez.

valenciacalle@yahoo.com